La Reserva

Sosteni-qué???

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” Albert Einstein

 

Nos llenamos la boca diciendo que Aragón quiere ser un territorio sostenible y respetuoso con el medio ambiente, pero seguimos cometiendo los mismos errores una y otra vez. Errores recurrentes basados en ideas recurrentes de modelos recurrentes. El patrón de conducta humano tiende mucho a la repetición de conductas. Las rutinas nos permiten actuar sin necesidad de reflexionar.

Un mundo tan veloz como el hipercapitalismo en que vivimos es el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de más y más rutinas. La falta de tiempo para informarnos, pensar y tomar nuestras propias decisiones, se ve además exacerbada por una comunicación mediática que pone en entredicho la ciencia y el pensamiento, en favor de la banalidad y la inmediatez.

No hay tiempo para la reflexión, pero es que tampoco hay un impulso social para ello. Tomamos decisiones basadas en rutinas y en lo (poco) que conocemos. Llevamos ya varias décadas siendo enseñados desde pequeños de esa manera.

Llevamos, además, años en que las tomas de decisiones “macro” se fundamentan en reuniones sin luz ni taquígrafos, sirviendo primero al uno en vez de al todo. Resultado, beneficio, dividendo… son las palabras que gobiernan el mundo a gran escala.

Podría llegar a entenderlo, cada cual toma sus decisiones y no soy nadie para decirle a los demás cómo deben pensar. Sin embargo, lo que le quita toda legitimidad a quien actúa así es la falta de honestidad y la red de mentiras y subterfugios creada para enmascarar o blanquear.

Puedo entender que Forestalia quiera construir un parque eólico en el maestrazgo, porque aspira a ganar muchísimo dinero. Lo que no me cabe en la cabeza es que lo disfracen de un proyecto sostenible.

Puedo entender que Aramon quiera ampliar las estaciones de Cerler y Formigal por Castanesa y Canal Roya, porque les reportará pingues beneficios. Lo que no me cabe en la cabeza es que se vista de “interés general”

Trato de entender a (casi) todo el mundo, creo que intentar ponerse en su piel y empatizar es necesario. No soy quien para juzgar a (casi) nadie, pero al mismo tiempo pido honestidad.

Si el Gobierno de Aragón quiere que Castanesa tenga una estación de esquí alpino, debe contar a los afectados los PROS y también los CONTRAS. Qué gana el territorio, pero también qué pierde. Luego cada cual pondrá en su balanza esas afecciones positivas y negativas y verá si le compensa o no.

Pasa lo mismo con los parques eólicos o solares. Con la ganadería industrial. Con el monocultivo del turismo, con la construcción de la TCP…

Un gobierno que representa a TOD@S los aragoneses, debe explicar lo bueno y lo malo de estos proyectos, tan grandes, que modificarán el territorio para generaciones enteras. Sin embargo, mientras lo bueno se comparte megáfono en mano, lo malo se enhebra en el “ya se verá” “imposible saberlo”, se opaca entre toneladas de dialéctica y se escamotea de los micrófonos.

 

Igual que la conocida película española “por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo”, es momento de decir: ¿Por qué lo llaman sostenibilidad cuando quieren decir especulación? Se tergiversan y confunden constantemente las palabras renovable y sostenible. Lo segundo implica lo primero, pero no al revés.

Una planta eólica/solar de 200 hectáreas genera energía renovable, pero no es sostenible. Una planta solar de ½ hectárea que suministra la electricidad al pueblo anexo es renovable y posiblemente sostenible.

La energía renovable no es buena “per se”. Tampoco mala. Su uso, su forma de generarla, de transportarla, eso es lo que define la sostenibilidad de la misma.

 

En Sobrarbe hay ahora mismo encima de la mesa varios proyectos para instalar miles de paneles solares flotando sobre el pantano de Mediano o en los campos de La Fueva. Generarán energía renovable, qué duda cabe. Sin embargo, su sostenibilidad es bastante más dudosa. Veamos:

Un proyecto tan grande como éste, va a generar una gran cantidad de afecciones negativas (lo malo). Pongo aquí unas cuantas rápidamente, pero hay bastantes más.

  • Sostenibilidad medioambiental: construcción de la infraestructura y destrozos del paisaje asociados a la misma. Construcción de cableado/infraestructura para trasladar la electricidad hasta el punto de vertido a la red general. Afección a flora y fauna, afección a la masa de agua en sí o al suelo. Coste de su desmantelamiento cuando deje de ser útil.
  • Sostenibilidad social: coste del afeamiento del paisaje, coste de dejar de realizar actividades (ganadería/agricultura, senderismo, piragua/nado, etc…)
  • Sostenibilidad económica: Pérdida de energía por distancia del punto de creación al de uso de la energía. Coste turístico del afeamiento del paisaje. Coste de la imposibilidad de según que actividades acuáticas. Coste derivado de la mala imagen que dará para el territorio. Coste a futuro de transformar todavía más un territorio bastante virgen o amigablemente humanizado.

Por supuesto, no todas las afecciones son malas. Hay afecciones positivas (lo bueno) y también hay que decirlas:

  • Ingresos para los ayuntamientos debido a diferentes impuestos sobre el proyecto
  • Ingresos para los vendedores del terreno
  • Creación de puestos de trabajo, muchos más en obra que en funcionamiento

Seguro que hay más, pero a día de hoy no se me ocurren.

 

Se trata de poner en la balanza y ver qué lado pesa más. Seguro que para alguien el peso de lo positivo será mayor, pero sinceramente yo no veo color, lo negativo gana por goleada.

Si resultase que el proyecto le va a rentar 1.000.000€ al año a cada ayuntamiento, que toda familia de Sobrarbe va a tener electricidad gratuita en su casa y que se crearán 100 puestos de trabajo, pues podría entender que mucha gente estuviese a favor. Pero con las contraprestaciones actuales…

 

Si estos proyectos fuesen tan bonitos y buenos como se están vendiendo desde las propias empresas y desde las AAPP, ¿cómo es que no se hacen junto a las ciudades, que son los sitios donde más se va a gastar esta electricidad y por tanto menos pérdida por traslado de la misma?

Mi opinión es que las grandes plantas de renovables se verán en unos años, no demasiados, como se ven los embalses ahora. Cicatrices en el territorio rural para mayor gloria de empresas beneficiarias, administraciones centrales y urbes.

Un Comentario

  • José Luis Bella dice:

    Muy buen análisis del tema, estoy bastante de acuerdo, no todo lo renovable es sostenible y no está bien que se apoyen desde instituciones publicas proyectos que principalmente van a beneficiar a empresas privadas a corto plazo y con una viabilidad bastante dudosa a largo plazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *